Apósitos bioactivos para cicatrizar heridas comprometidas

Se han desarrollado unos apósitos bicapa para favorecer la cicatrización de  heridas comprometidas y úlceras, especialmente en pacientes con diabetes, ancianos o con reducido riego sanguíneo. El producto ya ha sido patentado, y se buscan empresas interesadas en licenciar la patente o seguir con el desarrollo.
El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en colaboración con la Fundación Rioja Salud (FRS) y la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) han desarrollado unos apósitos bicapa diseñados para tratar y favorecer la cicatrización de heridas comprometidas y úlceras, especialmente en pacientes con diabetes, de la tercera edad o con reducido riego sanguíneo.
El apósito, pensado para ser usado en hospitales o ambulatorios, está constituido por al menos dos capas bio-funcionalizadas formadas por polímeros biocompatibles, biodegradables y reabsorbibles que sirven como soporte y permiten liberar de forma controlada los compuestos activos.
En los procesos de cicatrización de heridas es bien conocida la actividad de algunos compuestos cicatrizantes. Compuestos angiogénicos, que estimulan la formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de los preexistentes; reepitelizantes, que regeneran rápidamente los tejidos dañados; o antimicrobianas.
La capa interna del apósito está formada por un hidrogel impregnado con un péptido derivado de la proadrenomedulina, un compuesto conocido por sus propiedades angiogénicas, reepitelizantes y antimicrobianas. La capa externa, de poliuretano, contiene bemiparina encapsulada en nanopartículas, las cuales están formadas por un polímero o copolímero biodegradable. La bemiparina es un anticoagulante que actua como modulador trombótico y reestenótico.
El sistema desarrollado permite la dosificación secuencial y controlada de ambos componentes activos permitiendo así una efectiva revascularización y cicatrización de heridas comprometidas. Favorece la cicatrización de la herida por un proceso de epitelización, disminuyendo la contracción de la herida. Tiene, además, unas propiedades mecánicas adecuadas: que permiten mantener la integridad del apósito durante el proceso de dosificación secuencial de los principios activos.

Puede incorporar otras capas, tales como una capa adhesiva para fijar el apósito. También se pueden añadir más agentes activos a una de sus capas tales como antibióticos, antiinflamatorios o factores de crecimiento, entre otros. Fuente: R+D CSIC
Ir arriba