Aprobado en Japón el primer ensayo del mundo con células iPS humanas

La secuencia más memorable de Blade runner —donde un artesano del barrio chino de Los Ángeles cultivaba ojos humanos en sus matraces para venderlos en el mercado negro— acaba de saltar a la estantería de no-ficción. El comité científico que asesora al Gobierno japonés en esta materia ha autorizado el primer ensayo clínico del mundo con células madre iPS, o de pluripotencia inducida, que se obtienen a partir de simples células de la piel de cada paciente. Los científicos las convertirán en retinas para implantar a ciegos con degeneración macular asociada a la edad, la principal causa de ceguera en el mundo.

Si el ensayo clínico, previsto para antes de que acabe el año, demuestra que la técnica es eficaz para devolver la visión a los ciegos, supondrá el principio de la anunciada revolución de la medicina regenerativa. Un nuevo continente biomédico cuya idea central es construir células madre a partir del genoma de cada paciente, transformarlas en cualquiera de los cientos de tipos celulares y tejidos del cuerpo —neuronas, islotes del páncreas, tejido hepático o renal y todo lo demás— y trasplantarlas a los pacientes de enfermedades hoy incurables. Fuente: El País

Aprobado en Japón el primer ensayo del mundo con células iPS humanas

La secuencia más memorable de Blade runner —donde un artesano del barrio chino de Los Ángeles cultivaba ojos humanos en sus matraces para venderlos en el mercado negro— acaba de saltar a la estantería de no-ficción. El comité científico que asesora al Gobierno japonés en esta materia ha autorizado el primer ensayo clínico del mundo con células madre iPS, o de pluripotencia inducida, que se obtienen a partir de simples células de la piel de cada paciente. Los científicos las convertirán en retinas para implantar a ciegos con degeneración macular asociada a la edad, la principal causa de ceguera en el mundo.

Si el ensayo clínico, previsto para antes de que acabe el año, demuestra que la técnica es eficaz para devolver la visión a los ciegos, supondrá el principio de la anunciada revolución de la medicina regenerativa. Un nuevo continente biomédico cuya idea central es construir células madre a partir del genoma de cada paciente, transformarlas en cualquiera de los cientos de tipos celulares y tejidos del cuerpo —neuronas, islotes del páncreas, tejido hepático o renal y todo lo demás— y trasplantarlas a los pacientes de enfermedades hoy incurables. Fuente: El País